jueves, 28 de octubre de 2010

La Guerra de los Pasteles (1838)





- La Guerra de los Pasteles (1838)

La guerra de los pasteles fue el primer conflicto bélico entre México y Francia, y formalmente tuvo lugar entre el 16 de abril de 1838 y el 9 de marzo de 1839.  El embajador Francés, el barón Deffaudis, recibió una serie de peticiones por parte de los comerciantes franceses que residían en México para su presentación y gestión. Entre estas reclamaciones se encontraba una firmada por el dueño de un restaurante, un hombre llamado Remontel, que pedía ser indemnizado económicamente porque en 1832 algunos oficiales del presidente Santa Anna habían comido unos pasteles y se habían ido sin pagar la cuenta.
Por esta razón el pueblo mexicano llama a eta guerra con Francia la Guerra de los Pasteles. Evidentemente esta no fue la razón del conflicto, sino que surgió de una serie de problemas y encontronazos, que acabó en un conflicto abierto. Francia deseaba ciertas ventajas comerciales y se encontró con la posición encontrada de México.
Santa Anna marchó al norte para someterlos. Su ejército llegó en malas condiciones, tras cruzar las zonas desérticas del norte del país, pero en las primeras batallas resultó victorioso. Sin embargo, mientras acampaba a orillas del río Jacinto, los texanos lo sorprendieron y lo tomaron prisionero. La guerra podría haber continuado, aunque él estuviera preso, pero para recobrar la libertad hizo un pacto con el jefe de los texanos, y ordenó a su segundo que se retirara con el ejército.
Vicente Filisola obedeció, pese a la oposición de otros generales, y Santa Anna reconoció la independencia de Texas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada